Nuestras redes
Pleito sin fin

Angelina Jolie demanda a Brad Pitt por más de 250 millones de dólares

Un viñedo que ambos compraron en 2018 es el centro del conflicto entre los actores.

Angelina Jolie
Angelina Jolie Google

María José Barrionuevo Por María José Barrionuevo | 08/09/2022

A pesar de haber sido una de las parejas más queridas en el mundo artístico, a partir de su separación Angelina Jolie y Brad Pitt iniciaron una batalla legal que se aviva cada vez más, y ahora la actriz demanda a su ex pareja por una millonaria cifra.

Ya pasado el juicio por la tenencia de sus cinco hijos menores de edad, los artistas centran sus conflictos en la parte económica, y es así que Angelina Jolie ha demandado ahora a Brad Pitt por más de 250 millones de dólares por cuestiones del manejo de un fastuoso viñedo ubicado en el sur de Francia.

Angelina Jolie y Brad Pitt
Angelina Jolie y Brad Pitt

La propiedad es el Château Miraval que adquirieron juntos en 2008, el cual incluye un castillo y un viñedo en activo. La acusación de la actriz es que su ex marido intenta quedarse con el control total del lugar, sugiriendo que se armó una “banda de compinches” para hacerse de la bodega y evitar que ella pudiera acceder a los beneficios económicos.

Brad actuó como un “vanidoso”

La denuncia de Angelina Jolie no termina allí sino que acusa a Brad Pitt de haberse comportado como un “vanidoso”, sucede que según la documentación oficial presentada por los abogados a la Justicia de Los Ángeles, la artista estadounidense afirma que su ex despilfarró dinero invertido en la propiedad.

Bodega Chateau Miraval
Bodega Chateau Miraval

Según ella declara, decenas de millones de dólares fueron lo que ambos invirtieron para mejorar la estancia que cuenta con 1.300 acres y el protagonista de la recién estrenada “Tren Bala”, la destinó a proyectos innecesarios, solo por una cuestión de “vanidad”, entre ellos la construcción de una piscina que costó más de un millón de dólares.

Angelina Jolie va más allá y asegura que Brad Pitt intentó utilizar su participación financiera en el Château Miraval, para obligarla a firmar una “cláusula de silencio” que le impidiera hablar de cuestiones vinculadas al controversial divorcio entre ambos.