Nuestras redes
Estrellas

Anya Taylor Joy reveló la difícil prueba que tuvo que afrontar en su adolescencia

La actriz abrió su corazón en una entrevista para la TV estadounidense.

Anya Taylor Joy
Anya Taylor Joy Google

20/11/2022

Anya Taylor Joy es sin duda una de las actrices más admiradas, gracias a sus fantásticas apariciones en películas o en series como Gambito da Dama, o Peaky Blinders, y a su talento se suma su belleza y carisma. Lo que nadie podría esperar es que ese atractivo que la caracteriza le haya traído serios problemas en su adolescencia.

Durante una entrevista en “The Drew Barrymore Show”, Anya Taylor Joy reveló que sufrió bullying siendo niña, y agradeció a sus padres por guiarla para poder afrontar los difíciles momentos que le tocó pasar, en los que reveló, sentía que encajaba en “ninguna parte”, por lo que optó por mantenerse “encerrada”.

"Tuve mucha, mucha suerte con mis padres porque cuando me intimidaban por mi apariencia, mi madre siempre decía que miras el interior de alguien", comenzó relatando la actriz durante el reportaje, "Miras el interior de alguien, no miras la clase, no miras nada de eso", añadió Anya Taylor Joy.

“Y realmente tengo que darle un gran agradecimiento a mi madre por eso porque fue realmente útil".

Asimismo la protagonista de la nueva película de suspenso “El Menú”, expresó: "No miras lo que hacen por un trabajo, es solo ¿te gusta el corazón de esa persona?”, y siguió: “Y realmente tengo que darle un gran agradecimiento a mi madre por eso porque fue realmente útil".

“Solía estar encerrada"

Anya Taylor Joy vivió en Argentina  hasta sus seis años, luego se mudó con su familia a Inglaterra, para finalmente llegar a instalarse en Nueva York cuándo la artista tenía 14 años, y admitió que en la ciudad estadounidense se sentía excluida en cada sitio en el que le tocaba estar.

"Realmente no sentí que encajara en ninguna parte. Era demasiado inglesa para ser argentina, demasiado argentina para ser inglesa, demasiado estadounidense para ser cualquier cosa", comentó. "Los niños simplemente no me entendían de ninguna manera. Solía estar encerrada en casilleros", concluyó.