Nuestras redes
Familia Real

Camila no abandona a Carlos III a pesar de problemas en su salud

La reina consorte sufrió una fractura y esto le ocasiona algunas dificultades.

Carlos III junto a Camila
Carlos III junto a Camila Google

María José Barrionuevo Por María José Barrionuevo | 17/09/2022

Luego del fallecimiento de Isabel II, Camila, la flamante reina consorte, ha estado acompañando a Carlos III en todos los homenajes y ceremonias a pesar de padecer algunas dolencias físicas producto de una lesión en el pie.

Según informó el medio The Daily Telegraph, Camila, que actualmente tiene 75 años, sufrió una fractura en uno de sus dedos del pie poco antes del fallecimiento de Isabel II, y dados los compromisos de la familia real no ha podido hacer reposo por lo que frecuentemente siente intensos dolores al caminar.

Camila acompaña a Carlos III
Camila acompaña a Carlos III

Desde el Palacio de Buckingham solamente han respondido que no van a informar sobre “asuntos médicos” ya que se trata de cuestiones “privadas”

Si bien algunos medios británicos han intentado conocer de manera oficial el estado de salud de la esposa de Carlos III, desde el Palacio de Buckingham solamente han respondido que no van a informar sobre “asuntos médicos” ya que se trata de cuestiones “privadas”.

Aún así, un informante cercano a la casa real ha comentado sobre la dolencia de la reina consorte y en conversación con The Daily Telegraph afirmó: "Tiene intensos dolores, pero sigue adelante como si nada. Era un momento poco apropiado para esto, por decirlo suavemente, pero ella afronta la situación como la mujer fuerte que es".

Una agenda que no se detiene

Luego de conocidas las dolencias de Camila, se supo también que acompañará a Carlos III en cada aparición programada para el monarca en un agenda que nunca se detiene y que incluyó una visita a Gales este viernes, cerrando su gira antes del entierro de Isabel II.

Camila, nueva reina consorte
Camila, nueva reina consorte

Allí comenzaron la jornada con un servicio religioso en la Catedral de Llandaff . Más tarde la pareja real tuvo una audiencia privada con el primer ministro de Gales, Mark Drakeford, y el presidente en el castillo de Cardiff. Luego Camila acompañó a Carlos III en una recepción organizada por el Gobierno de Gales, y finalmente regresaron al Palacio de Buckingham donde recibieron a los líderes religiosos en el Bow Room.