Nuestras redes
Amor animal

Quién se quedaría con los amados perritos de Isabel II

La reina británica tenía actualmente cinco mascotas.

Isabel II amó a las mascotas hasta su último día
Isabel II amó a las mascotas hasta su último día Google

Emmanuel Dobarro Por Emmanuel Dobarro | 10/09/2022

No caben dudas de que Isabel II amó a sus corgis hasta su último día. Así lo había dejado en claro la biógrafa Ingrid Seward para Newsweek antes del deceso de la reina británica: “Ella ama a los animales y adora absolutamente a los perros. Siempre lo ha hecho, fueron su primer amor y serán el último”.

A pesar de que la Familia Real no reveló quién cuidará de los perritos de Isabel II, Seward especuló que podrían ser recibidos por sus hijos. "Me imagino que los perros serían cuidados por la familia, probablemente Andrew, ya que él es quien se los dio. Son bastante jóvenes, el corgi y el dorgi”, había vaticinado en aquel momento. 

reina
La reina junto con sus amados perritos

Mientras que Penny Junor, autora del libro "All The Queen's Corgis", había vaticinado también que los perritos podrían ser atendidos por el personal de la desaparecida monarca. “El cuidado de los perros ha recaído a veces en los lacayos, pero principalmente en la modista de confianza, asistente y mano derecha de la Reina, Angela Kelly, y en su paje igualmente confiable desde hace muchos años, Paul Whybrew, a quien se vio caminando con la Reina y los perros en la parodia de ”James Bond". “A ambos les gustan los perros”, agregó por entonces la escritora.

Hasta su último respiro, Isabel II tenía alrededor de cinco mascotas, incluidos dos corgis llamados Muick y Sandy, un dorgi bautizado Candy y dos Cocker Spaniel. Vale recordar que la monarca se mostró con sus corgis y el “James Bond” de Daniel Craig en un divertido video para la apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Su extensa familia perruna

Isabel II tuvo en sus 70 años de monarquía más de 30 corgis y otras mascotas, incluidas diversas razas de perros y caballos. Pero en el 2015 dejó de criar corgis, porque no quería “dejar a ninguno”, en caso de su fallecimiento. Así lo reveló Monty Roberts, entrenador de caballos y asesor de la reina por largos años.