Nuestras redes
Fácil y rápido

Cómo hacer una mascarilla casera para quitar los puntos negros

Con pocos elementos y en simples pasos una crema facial en casa, como si fuera de un spa profesional. Paso a paso para limpiar el rostro.

Mascarilla para los puntos negros.
Mascarilla para los puntos negros. Google.

Angela Capretti Por Angela Capretti | 26/06/2022

Una pesadilla a la hora de lucir un rostro terso y luminoso son los puntos negros. Muchas veces el exceso de maquillaje o no retirar este correctamente producen estos molestos puntitos. Eso además de la exposición al humo, el calor y una mala alimentación como factores determinantes para permitir que los poros de la piel se dilaten y allí ingrese la grasitud.

Puntos negros en el rostro.
Puntos negros en el rostro.

El cuidado de la piel de manera adecuada es fundamental para mantenerla sana. Es por eso que realizar una limpieza facial con regularidad es un buen método para quitar las impurezas. 

Una forma muy sencilla es aplicar una mascarilla casera. La misma se puede realizar con elementos fáciles de encontrar en casa. Tan simple como un poco de avena, yogurt y azúcar. Es importante contar con los tres elementos, ya que son exfoliantes naturales que nutren la piel y la dejan tersa.

Yogur ligero.
Yogur ligero.

Se realiza una mezcla ligera con los tres componentes en un plato pequeño: una cucharada de cada avena, una de azúcar y dos de yogurt. La proporción depende de la cantidad que se necesite, pero esta descripción sirve para aplicar en todo el rostro. 

La avena es una fuente de fibras.

Dejarlos 3 minutos reposar y luego aplicar sobre el rostro limpio y seco. En forma circular arrastrar los gránulos de azúcar y avena, aprovechando la ligereza que aporta el yogurt. Masajear durante unos 3 minutos por zona o áreas donde aparezcan los puntos negros, especialmente en nariz y mentón. Evitar mojar los ojos.

Azúcar.
Azúcar.

Una vez que se han cubierto todas las zonas, retirar la mascarilla con agua tibia con movimientos suaves y circulares sin hacer presión con la yema de los dedos. Finalmente secar con un papel de toalla con ligeros y muy suaves golpecitos que ayudan a estimular el colágeno en la piel.

¡Listo! Un rostro limpio y fresco para lucir sin puntos negros.