Nuestras redes
Trucos de Belleza

La magia de hacer masajes con hielo en nuestro rostro para evitar las arrugas

Es una técnica que cada vez gana más adeptos por su gran eficacia.

Masajes con hielo para evitar las arrugas
Masajes con hielo para evitar las arrugas Google

María José Barrionuevo Por María José Barrionuevo | 19/11/2022

Una de las tendencias más utilizadas en belleza en los último años, es realizar masajes con hielo en la piel del rostro, un tratamiento accesible y efectivo contra el envejecimiento prematuro, y que además tiene la virtud de no tener contraindicaciones.

Frotar o darnos masajes con hielo sobre la cara, por la mañana y por la noche, combate el acné y las líneas de expresión que aparecen con el pasar de los años, por otra parte hidrata y tonifica nuestra piel, y se trata de una técnica fácil que puede ayudarnos a obtener resultados rápidos.

Masajes con hielo para evitar las arrugas
Masajes con hielo para evitar las arrugas

El truco de los masajes con hielo está en que seamos constantes y apliquemos los cubos de hielo según nuestras necesidades, que pueden ser estimular la circulación sanguínea, cerrar los poros abiertos, prevenir los puntos negros, desinflamar los ojos hinchados, combatir las ojeras, tonificar y refrescar la piel.

La eficacia de esta técnica reside en que las temperaturas demasiado bajas pueden mantener la piel más firme y tersa debido a sus efectos antiinflamatorios. Además el frío hace que la sangre suba a la superficie, lo que alivia y reafirma nuestra piel.

Cómo aplicarse hielo en la cara

Se trata de un procedimiento fácil en el que el único cuidado que debemos tener es no apoyar el hielo directamente sobre el cutis, y evitar la exposición al sol antes y después de tratar nuestra piel para evitar quemaduras solares e irritación.

La magia de hacer masajes con hielo en nuestro rostro para cuidar la piel
La magia de hacer masajes con hielo en nuestro rostro para cuidar la piel

Debemos primero limpiar el rostro, luego envolvemos el hielo en una tela o pañuelo. Damos un masaje sobre el cutis con movimientos circulares. Lo óptimo es realizar el proceso una o dos veces al día, pero si es necesario lo volvemos a hacer.

Podemos aplicar un humectante después de limpiar el rostro y antes de aplicar el hielo, esto ayuda a proteger y suavizar nuestra piel.

Los masajes con hielo los podemos implementar en las diferentes zonas de nuestro rostro: mejillas, frente, barbilla, labios, nariz, bajo de los ojos, párpados, sienes. Una buena opción para complementar su uso es aplicar un humectante después de limpiar el rostro y antes de aplicar el hielo, esto ayuda a proteger y suavizar nuestra piel.